Y que el Motel Covachas se raja…


Mis estimados chaireros, una disculpa por la ausencia de la antichaira, se que no pudieron dormi a gusto por no tener material con el que irse felices a la camita, pero volverá el próximo viernes, se los aseguro. Una de las razones por las que no pude escribir la gustada sección del líbido estrambótico, fue porque el Dipu y yo nos embarcamos en un pleito legal que prometia putaos épicos, lucha encarnizada, desmembramientos aporteósicos, pero que al final, termino en un simple agarrón de manos e intercambio de firmas.

Ese pleito era nada menos que la confrontación de mis ahora antiguos “patrones” del motel covachas y un servidor, ya que alegaban que yo había concurrido en falta de probidad y honradez al momento de ejercer mis labores (no, no era puta de a 5 pesos), a lo cual yo respondí: “vayanse a la verga putos”, lo cual devino en el ya mentado pleito legal. El Dipu, con su basta experiencia en litigios laborales y corruptelas nacionales, me asesoró para encontrar la manera de sangrar las arcas a esos hijos del capitalismo atroz, cuyo cerebro no vale más de 200 pesos (ese precio, según la ilustre abogada de los covacheros, solo es digno del cerebro del Diputeibol). Todo estaba preparado, las cartas se habían leído, la fecha había llegado, los medios locales anticipaban una orgía de sangre y visceras derramadas en las juntas de conciliación, Dipu se tronaba los dedos y ejercitaba su estómago para tragarselos vivos, y el momento que ellos llegaron (tarde por cierto), todo se derrumbó,  como diría el cantantucho con tintes homoeróticos llamado Emmanuel. Ellos llegaron con la actitud del que tiene todos los huevos en la mano, pero escondiendo el temor que la confrontación había causado en sus grandes y cagados coños. Por supuesto, con lágrimas en los ojos buscaron llegar a un arreglo económico con el Dipu y conmigo, el cual después de verlo no pudimos rechazar, aunque nos quedamos con ganas de sangre y destrucción (ya habría otros momentos). Muchas veces no se quiere decir abiertamente el monto económico que arrojan estos asuntos, pero a mi me vale madre, la ingente cantidad de dinero que recibimos para no barrer el suelo con sus culicagados cuerpos es para presumir, no para ocultarse. 22 millones de pesos libres de polvo y paja, de los cuales 6 millones fueron a parar al bolsillo del Diputeibol, el cual raudo y veloz salió a calmar su decepción acudiendo a un centro de !saluuuud¡ por un bufet etílico que colmara su enorme bolsa estomacal.

Yo por mi parte gastaré mi pequeña fortuna en cosas que son necesarias para la subsistencia del ser humano, como videojuegos, películas y otras chucherías. Claro está, con la venia de la Sra. Serk después de haberle dado la parte que le corresponde a ella y al fruto de nuestras cachondeces románticas (el viejo in-out del amor), nuestra pequeña Serkenilla. Esta fué la historia de lo que ocurrió en los últimos días, con lo cual volveré a postear de manera más regular, y terminaré de editar el podcast para que se deleiten con nuestras voces mientras se hacen una chaira, la cual no debe faltar de su dieta balanceada diaria. Salud chaireros, manos limpias, chairas seguras…

Solo un golpe, y así el Covachas fué owneado por estos chaireros...tomen putos!¡

Solo un golpe, y así el Covachas fué owneado por estos chaireros...tomen putos!¡

Esta entrada fue publicada en Zabe. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Y que el Motel Covachas se raja…

  1. diputeibol dijo:

    Asi es amiguitos luego de ver esa estratosferica cantidad de dinero, contactenme y nos ponemos de acuerdo para secuestrar al pedacito de hombre.

  2. acidrain dijo:

    Diputeibol… mis respetos. Ya sé a quién llamar cuando tenga un litigio.

  3. drburn dijo:

    sabia que era mucho dinero pero no tanto, que bueno wicho dominguez… digo digo serkenor jajajajajaja ya mero el porkcast???

  4. wilddark dijo:

    jajajajajaja mendijo no pense ke hicieras un komentario sobre esto jajajajajaja pero felicidades caon

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s