Saludos a todos los albañiles y los egresados de ingenieria


piropo

Piropo: lisonja, requiebro o frase ingeniosa que se lanza a una persona (tradicionalmente a una mujer) para adularla con el propósito de cortejarla o enamorarla. Los piropos suelen resaltar la belleza de la mujer o del hombre. A veces pueden resultar ofensivos y materializar la dominación simbólica masculina, incluso el acoso sexual. Los piropos pueden llegar a ser tan ingeniosos, pícaros y originales que podrían llegar a ser considerados como un subgénero popular, similar -sólo por su brevedad- a los epigramas, las sentencias, las máximas, los refranes, los aforismos, los haikus, los adagios y las greguerías.

Que tal querido público que dedica un poco de su tiempo en leer lo que este grupo de barbajanes publica, el otro día me topé con esta noticia, a ver que les parece:

El Gráfico
Ciudad de México Lunes 21 de septiembre de 2009
08:12 ¿Qué comen los pajaritos? Con esas tortas y un refresco, atravieso el desierto. Son algunas de las dulzuras que suelen decir algunos trabajadores de la construcción a las bellas chicas que se topan en su camino, quienes en la mayor parte de los casos se sienten intimidadas y huyen lo más rápido posible para evitar seguir siendo blanco de los piropos más atrevidos.

Contrario a lo que comúnmente se cree, esta practica no sólo se da en México, sino que también está presente en otros países, como es el caso de Austria, donde una mujer cansada de los rechazos de los hombres, acudió al desnudo con los trabajadores de la construcción, para que éstos le levantaran los ánimos y la ayudaran a sentirse de nueva cuenta una mujer irresistible y deseada por todos:

“Nos gusta charlar con las chicas, es una tradición, pero lo de esta mujer ha sido demasiado. La situación era inmanejable. No queremos ni pensar lo que hubiera pasado si llega a atraparnos”, señaló uno de los asombrados albañiles, quien aseguró que la mujer pronunció en reiteradas ocasiones la frase ¿Quién me quiere?, actitud que los intimidó de tal forma, que decidieron esconderse hasta que llegara la policía y los salvara de su acosadora.

Tras el suceso, la mujer fue puesta a disposición de las autoridades y será sometida a exámenes médicos, con el fin de determinar si su comportamiento se debió a un trastorno mental o simplemente lo hizo por la necesidad de sentirse querida, deseada y amada.

¿Qué tal queridos educandos? ¿cómo les quedó el ojo?, ahora sí que el sueño de muchos se convirtió en pesadilla, jaja; más cuidado con a quien le lanzan un piropo. Por cierto, si lo van a hacer de perdis que sea ingenioso y de buen gusto, salgan del cliché e inventen algo chido.

Y  a propósito con el tema, recuerden: perro que ladra no muerde.
Esta entrada fue publicada en Ailus, humor y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s