Reseña de El Hobbit, a 60 cuadros por segundo (y sin spoilers)


La semana pasada por fin sucedió el estreno de la película más esperada de las fiestas decembrinas en dodo el mundo, incluyendo por supuesto a México, y esta es por supuesto The Hobbit: An Unexpected Journey , o en su inesperado bien traducido título, “El Hobbit: Una Aventura Inesperada” (realmente pensé que iban a acabar con algo como Bilbo Bolsón y los Trece Enanos, o Las Locas Locas Aventuras de un Hobbit y sus barbudos amigos, pero afortunadamente no pasó). Esta película basada en el libro homónimo de J. R. R. Tolkien, y dirigida nuevamente por Peter Jackson, el mismo de la trilogía de El Señor de los Anillos, llega después de 9 años de espera, incertidumbre, cambios de director, y los kilos que iban y venían del buen Peter; por supuesto, el hype era demasiado, al igual que las dudas, gracias al formato  en alta resolución (High Frame Rate a 48 cuadros por segundo) en la que el director neocelandés decidió filmarla, causando revuelo y críticas encontradas desde que diera una primera muestra de ese trabajo en la CinemaCon de Las Vegas de este año (en realidad había criticas tan desgarradoras que más parecía que les habían agarrado los testículos con las sillas plegables del lugar que visto un screening, pero así son los criticos). Pero sin más preámbulos, vayamos al grano.

Priimero, por supuesto, y como fan declarado de la obra de Tolkien y Jackson, haré mi reseña fanboy: Nomamenquechingonapelículaquieroverlahastaquemisgluteosdesaparezcanenunamasijodecarneyvello

corporalmientraslaveoasushermososcuarentayochocuadrosporsegundoysusonidomipresionante

Después de este catártico momento, ahora sí pasemos a la parte más seria. El Hobbit trata sobre la historia de Bilbo Baggins (Martin Freeman) sesenta años antes de las películas de El Señor de los Anillos, y como conoce a un grupo de enanos comandados por Thorin “Escudo de Roble” (Richard Armitage) con los que se enrola en una aventura para recuperar su antiguo reino perdido, arrasado por el dragón Smaug 200 años atrás, causando que su pueblo se disperse para sobrevivir, pero sin olvidar nunca la afrenta sufrida y siempre teniendo el deseo en sus corazones de recuperar si antiguo hogar. Es por esto que junto a Gandalf, el mago ya conocido en la trilogía anterior, incian el camino hacia la Montaña Solitaria, sin saber lo que les depara el camino. Esta es la premisa básica de la película, la cual abarca poco menos de la tercera parte del libro original, además de tener insertos de los Apéndices escritos por Tolkien que le dan un mayor trasfondo histórico a la historia.

Ese Jackson es un listillo…

Peter Jackson, en conjunto con sus guionistas (entre los que se encuentra el tapatío Guillermo del Toro) decidieron que la película se dividiría en dos partes, usando los anexos ya mencionados, causando sopresa en muchos por el uso de un material del cual no se hizo tanto uso en las anteriores películas, pero que ahora iba a ser parte medular de la adaptación cinematográfica. Pero la sorpresa fue aún mayúscula cuando a mediados de año el director en conjunto don los productores anunciaron que dos bien podrían ser tres, aventándonos otra película (cuya razón principal no fue el dinero, por supuesto, solo fue por amor al arte, los ingresos serán donados a casas hog…ah, al diablo, fue por la lana y todos lo sabemos) y dejando muchas dudas sobre lo que pasaría con esta adaptación. Ahora que las dudas estan resueltas, para bien o para mal, hablemos de como quedó la película.

Sí, la primera hora puede causar esto en varias personas…

Siempre me ha gustado empezar con las partes malas, así que de esto hablaremos primero. Uno de los puntos más débiles de la película es su ritmo, porque si bien esta basado en un libro que tiene una rítmica irregular, es notorio que buscaron alargar el filme para poder realizar la famosa trilogía, haciendo que la primera parte de la película se siente en algunos momentos muy lenta, y esto lo van a resentir más los que no conozcan el libro, porque cosas como el prólogo paracen más diseñadas para complacer al fan tolkieniano que al cinéfilo en general, y con su duración de casi 3 horas (169 minutos), puede resultar muy cansada para varias personas (en la sala de cine vi a alguien que incluso tiró el bote de palómitas, aunque no supe si era por sueño, estupidez, o algún infarto al miocardio).

Otro de los problemas de la película es que en algunos momentos se siente como una extensión de El Señor de los Anillos más que como una historia aparte, esto gracias a la aparición de personajes ya conocidos como Frodo (Elijah Wood) o el mismo Bilbo en su edad anciana (Ian Holm), y a ciertas escenas que se estructuran de manera muy parecida a las películas anteriores, e incluso muchas partes del score que hacen remembranza a lo que ya habíamos escuchado por parte de Howard Shore en la primera trilogía. Esto podría ser causado por el deseo de Peter Jackson de que se la cinta se sintiera como parte de una misma historia, y para lograr la transición del espectador de las películas de El Señor… a esta nueva película, así que sería agradable ver un cambio mayor en la siguiente que logre que esta trilogía sea un ente fílmico por si mismo.

¿Excremento de pájaro? ¿En serio Peter?

Otro punto cuestionable, y esto a manera más personal, son ciertas cosas que pasan con el personaje de Radagast el Pardo (Sylvester McCoy), uno de los magos que fueron enviados junto a Gandalf, Saruman y los magos azules (no, estos no cantan cumbias) a la Tierra Media. En momentos se siente demasiado caricaturizado y parece más un personaje sacado del barco de Davy Jones (sí, el de Piratas del Caribe) que del contexto de la historia que se nos narra, sin olvidar mencionar el transporte que utiliza, el cual me pareció demasiado exagerado y fuera de lugar. Pero en general, el personaje es bastante bueno, y los momentos en que actúa como el mago que es logran que se olviden estas fallas. También se puede decir que en algunso personajes, concretamente entre los enanos, falta un mayor desarrollo de estos. lgunos parecen estar de relleno y no tener más personalidad que un bulto de las bodegas de Bilbo, aunque esto se podría disculpar sabiendo que en el libro la cosa no es aún mejor, y entendiendo que el protagonsimode una película dificilmente puede caer en 15 personajes a la vez (contando a Gandalf y al hobbit), por lo que me parece un mal menor y calculado.

Epic Gollum is EPIC

Ahora pasemos a lo bueno de la película. Empezaremos con las actuaciones, destacando a Martin Freeman, el cual logra una interpretación casi perfecta del Bilbo quisquilloso, comodino y algunas veces histérico, pero siempre lleno de la educación y amabilidad de los hobbits, y del aventurero que lleva dentro gracias a su ascendencia Tuk. Ian McKellen se ve cómodo como Gandalf, se nota que el personaje ya es totalmente suyo y navega plácidamente dentro de la historia dándole fuerza a la interpretación del magro gris, y sirviendo de lider honorarió del grupo, el cual esta dirigido por Thorin, interpretado de una manera impresionante por Rchard Armitage, el cual le da una fuerza al personaje que realmente no esperaba antes de ver la película. En general el reparto tiene actuaciones destacables, sin olvidar a Christopher Lee, aunque realmente se le nota la edad, ya que no es el mismo Saruman que conocimos en El Señor…. Mención aparte merece Andy Serkis como Gollum,sus actuaciones son gritos hacia los miembros de la academia por que le den su ya merecida nominación. Su interpretación es lo mejor de la película, y se nota en la forma en que se roba la atención cuando aparece en una de las mejores, si no la mejor escena del filme, en su juego de adivinanzas con Bilbo. En verdad los viejitos que dan el Oscar ya deberían curarse las cataratas y darle un merecido premio a un actor que ha logrado crear personajes memorables sin necesidad de poner su rostro en ellos.

El guión que hicieron entre Phillipa Boyens, Fran Walsh, Peter Jackson  y el buen Guillermo del Toro, aunque tiene escenas que tal vez hubiera sido mejor dejar fuera por el bien del ritmo de la película, esta bien logrado, y logra representar la idea principal proveniente del libro de Tolkien sobre el viaje que emprenden los protagonistas y como van formando una sinergia entre ellos. Creo que la adaptación es buena, aunque algunos fans (sobre todo puristas que no tienen nada mejor que hacer que quejarse de que les tocaron su obra como si les hubieran puesto un dedo en las gónadas) tendrán quejar por algunos cambios drásticos que los guionistas realizaron, y por este armado entre el libro original y los ya mencionados apéndices. Tal vez cuando veamos la obra completa podamos apreciar mejor el trabajo que quisieron lograr, a menos que en las siguiente dos pase una catástrofe parecida a las secuelas de Matrix.

“Y aquí quiero que todos se orinen de lo bien que se va a ver…”

Del apartado visual creo que no puede haber muchas quejas, la fotografía sigue realzando escenarios de Nueva Zelanda, mostrando tomas abiertas y llenas de color, acordé al tono más infantil de El Hobbit, y los efectos visuales estan ahí para servir a la historia y no para ser la parte medular de esta. La recreación de Dale (o la Ciudad de Valle) esta al nivel de lo que vimos con Minas Tirith en El Retorno del Rey, y el interior de la Montaña Solitaria donde se encuentra el reino de Erebor es impresionante, mostrando una ciudad de enanos con mucha actividad, al contrario con la lóbrega Moria, la cual era una ciudad muerta. Hobbiton se ve mejor que antes, gracias a que ahora esta construida realmente en locación, y no son simples fachadas rodeadas de vegetación pegadas a las laderas de algunas colinas. Y aqui es donde podemos hablar de los 48 cuadros por segundo (el famosos HFR); la versión normal en 3D no ofrece realmente nada nuevo al mundo del cine, pero la versión de super alta definición es algo que nunca antes se había visto en una sala de cine. La nitidez de las imágenes es impactante, realmente en algunos momentos parece que estas en los escenarios viendo como se desarrollan los eventos que narra la historia, contigo como espectador en primer plano. Es tal vez eso lo que más criticas ha levantado, ya que el hecho de ver algo que parece tan real hace que se pierda un poco de esa sensación de estar viendo una película. En algunas tomas tal claridad hace que se note que lo que estamos viendo son efectos especiales o maquillaje (como la calva falsa de dwalin), perdiendo toda sensación de fantasía. Me parece que esto es causado por el hecho de ser la primera vez que se experimenta con una película en este formato, causando errores que con el tiempo es probable que desaparezcan. Otro de los problemas es que mientras tus ojos se acostumbran a esta nueva forma de reproducción cinematográfica, algunos personajes parece moverse como si les hubieran metido hormigas en el prepucio, viendose tan acelerados como película de Benny Hill. Pero donde este formato realmente luce es en lso espacios abiertos, y sobre todo en las escenas de acción. La fluidez de movimiento, la forma en que la imagen hace que te sientas inmerso dentro de ella hace que quieras ver cada detalle de la escena, algunas veces causando distracción, pero no porque sea malo, sino porque es tanta la información que nuestros ojos estan recibiendo en el momento, que procesarlo todo en una mirada resulta imposible. Creo que la manera de ver películas en 3D debe ser así, y dejar los 24 cuadros para el formato en 2D tradicional. En verdad, si tienen oportunidad de acudir a una sala con este formato, háganlo, es algo que no se pueden perder. Todo esto complementado con la excelente compsición musical de Howard Shore, que nos transporta de nuevo al mundo de la Tierra Media con la música orquestada por la Folarmónica de Londres. El audio es también un punto a favor, grabado en el nuevo formato Dolby Atmos, le da un realce a la ambientación que junto con el formato HFR hace que te sientas aún más inmerso en la historia.

En resúmen, El Hobbit: Un Viaje Inesperado es una muy buena película que sirve bastante bien como pieza intrductoria a una historia a la que todavía le queda rato. Me parece que Peter Jackson podría meterse al cuarto de edición un poco más y sacrificar algunas escenas que si bien sirven mucho para los fanáticos de la historia creada por Tolkien, bien podrían quedar para un metraje extendido que aparezca en Blu Ray. Aún así, esto no demerita la experiencia de ir a ver una de las mejores películas de este año que termina (y según los apocalípticos, con el termina este puerco mundo), y con su final, nos deja con unas locas, locas ganas de ver lo que Del Toro hizo con el dragón Smaug que aparecerá seguramente en la secuela que saldrá en 2014.

Calificación: Le dedicamos 4 chairas muy bien merecidas.

P. D. Esta es una reseña sobre LA PELÍCULA, los puristas que no entiendan que el lenguaje cinematográfico es diferente al literario, y que quisieran ver escenas que son realmente largas en el libro trasladadas fiellmente a la pantalla, pueden ir a morder el tronco que les quede más cerca y tragarse su odio y frustración.

Dedicado a todos los puristas ridículos…

Esta entrada fue publicada en Chairas, La Chaira Favoritos, Nazgul, Películas, reseña, serkenor, The Hobbit y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s